warcraft II
RegistrarseBuscarChatMiembrosGrupos de UsuariosLogin





Aviso: SE VAN A MODIFICAR ALGUNAS SECCIONES DEL FORO ESTAD ATENTOS

Historia de Diablo.Capítulo IV: The Binding of the Three

 
Responder al tema    Portal » Foros de discusión » WARCRAFT » Diablo I Ver tema anterior
Ver tema siguiente
Historia de Diablo.Capítulo IV: The Binding of the Three
Autor Mensaje
Liberatus




Registrado: 02 Dic 2009
Mensajes: 38

Reputación: 43.6Reputación: 43.6Reputación: 43.6Reputación: 43.6

oro
madera

Mensaje  Historia de Diablo.Capítulo IV: The Binding of the Three Responder citando
Los demonios exiliados siguieron juntos en la llamada Union de los Tres (The Binding of the Three) e inyectaron en los hombres sus esencias de odio, terror y destrucción provocando muertes y guerras sin sentido que causaron gran dolor a la humanidad. Con el propósito de detener esa locura un arcángel llamado Tyrael reunió a los más poderosos magos del mundo mortal para formar la orden de los Horadrim. Esta coalición tendría la misión de encerrar a los espíritus de los tres demonios en unos artefactos llamados Piedras del Alma, las que crearon en la cima del monte Arreat, en la cámara de la Piedra del Mundo.

Y no fue fácil, ya que los demonios descubrieron que si se apoderaban de un cuerpo humano, a parte de hacerse más fuertes, eran inmunes a los poderes de las piedras. Los Horádrim se vieron obligados a asesinar a las personas poseídas por los demonios para encarar la verdadera esencia espiritual de los Tres. Poco a poco los magos fueron ganando la batalla, lograron encerrar a Mefisto en la piedra y la guardaron en una torre de la ciudad de Kurast, el siguiente fue Baal quien durante la pelea quebró su piedra del alma. Como única salida el líder de los Horádrim, el mago Tal Rasha, ofreció su cuerpo para encerrar al demonio incrustándose en su pecho los pedazos que quedaban de la piedra.

Dejaron a Tal Rasha enterrado en una bóveda secreta bajo el desierto de Lut Gholein y se fueron en busca de Diablo. Después de un duro combate lograron aprisionar a este último demonio y construyeron un gran templo subterráneo en una remota ciudad del oeste llamada Tristán, ahí escondieron la última piedra y juraron protegerla generación tras generación.

Pasaron alrededor de dos siglos y la orden de los Horádrim se disolvió por completo debido a orgullos y desacuerdos entre los magos que la formaban. El Rey Leoric nombró Tristan como la capital de su reino de Khanduras y sobre las ruinas del templo de los Horádrim se edificó una catedral de la religión de Zakarum. De alguna forma Diablo corrompió su piedra del alma y esta dejó fluir parte de su conciencia, el demonio se apoderó de la mente del Arzobispo Lázarus, el cual intentó entregarle a su maestro el alma más fuerte de Tristán, la de Leoric, el cual empezó a enloquecer en su esfuerzo por resistir el control de Diablo. La más grande locura del Rey fue declararle la guerra al reino vecino de Westmarch, la cual condenó a la mayoría de los guerreros de Tristán.

Su demencia se volvió incontrolable cuando su hijo, el príncipe Albrecht, desapareció misteriosamente. Leoric comenzó una frenética cacería en busca del culpable. Ordenó ejecuciones y castigos a varios de sus súbditos, causando mucho dolor en la gente de Tristán. Ante la incontrolable situación, los caballeros reales liderados por Lachdanan, su más fiel guerrero, organizaron una revolución la cual terminó con la muerte del rey Leoric quien con su último aliento invocó una maldición que condenó a todos sus caballeros a servir a la oscuridad por toda la eternidad.

Pero el príncipe Albrecht seguía desaparecido y Tristán ya no contaba con sus caballeros para buscarlo. Lázarus se aprovechó de la situación y organizó a la gente del pueblo para ir en busca del príncipe quien según Lázarus estaba atrapado en el laberinto subterráneo. Los campesinos se aventuraron en el laberinto, pero estos no pudieron hacer frente a las horribles criaturas que había ahora en su interior. Todo terminó con una masacre dejando a Tristan con pocos habitantes, entre ellos: Adria, la bruja (la cual llega luego de estos acontecimientos y cuya razón de su estadía permanece en misterio aún); Wirt; Pepin, el curandero; Griswold, el herrero Deckard Caín, el último de los Horadrim; Ogden, el dueño de la taberna, Gillian y Farnharm, el borracho.

La gente de Tristán nunca se imaginó que todo había sido una trampa. El arzobispo Lázarus era el secuestrador del príncipe Albrecht, Diablo convenció al arzobispo Lázarus para conseguir una persona para poseerla y tener un cuerpo físico. Lazarus raptó y le llevo al príncipe Albretch. La piedra del alma fue incrustada en la frente de Albrecht y su cuerpo se transformó monstruosamente, poseído por Diablo.


Mar Dic 22, 2009 11:48 pm Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:    
Responder al tema    Portal » Foros de discusión » WARCRAFT » Diablo I Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


 
Cambiar a: 
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




mostrar

Crear radio gratis | foros de Videoconsolas | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com